lago-camerun.jpg

En Camerún ha saltado la sorpresa con la dimisión del arzobispo de Camerún, una dimisión que ha sido forzada por el Papa tras las declaraciones del arzobispo de Camerún contra los homosexuales, lo que ha desencadenado una serie de protestas que sin duda ha tenido un final lógico y que se debería tomar como ejemplo para que al menos desde la Iglesia se respete a los homosexuales, que es lo mínimo que se debe hacer por parte de una institución con tanto poder en el mundo.

Lo cierto es que el nuevo Papa quiere dejar de lado las palabras en contra de algunos colectivos y por ello ha obligado a dimitir a esta persona. El arzobispo había asegurado que los homosexuales son un peligro para la unidad de la familia, aunque lógicamente existen en todo el mundo familias compuestas por homosexuales y desde luego se merecen tanto respeto como las familias compuestas por personas heterosexuales y en ambos casos tienen todo el derecho a que se respete su modo de vida.

Lógicamente la renuncia ha sorprendido en Camerún, aunque es una forma de renovar la Iglesia y que las personas que no respeten a sus semejantes no estén en puestos importantes de la Iglesia, en este caso en tierras africanas. Desde luego es una buena noticia que desde lo alto de la Iglesia se tomen este tipo de decisiones para poder tener un clima de respeto hacia los ciudadanos que tienen una sexualidad diferente, tienen otras religiones o simplemente piensan diferente a los miembros de la Iglesia.

Vía | Periodistadigital
Foto | Wikimedia